LAICOS HOSPITALARIOS

…. Los fieles laicos están llamados a acoger con gratitud y, al mismo tiempo, a vivir con profundo sentido de responsabilidad. El modo concreto de actuarlo es a través de la participación en la vida y misión de la Iglesia, a cuyo servicio los laicos contribuyen con sus diversas y complementarias funciones y carismas…” (CFL. 20)

 

 

IDENTIDAD

Con la fuerza renovadora surgida del Concilio Vaticano II. Los laicos, han adquirido una especial importancia en la Iglesia, en la sociedad y en la Congregación de Hermanas Hospitalarias de la santa Cruz, la cual les invita para que Unidos continuemos extendiendo y haciendo presentes en mensaje del reino de Cristo en el mundo actual, que necesita de hombres y mujeres comprometidos en una plena dedicación y entrega voluntaria al servicio de Dios y de los hermanos más necesitados. El Laico por su incorporación a Cristo, en el Bautismo esta llamado, a ser protagonista de la Evangelización, a testimoniar y a anunciar el reino, a ser testigo e instrumento de toda la «misión salvífica de la Iglesia» (LG 33)

 

 

Respondiendo a la llamada de la Iglesia a través de los documentos conciliares en los que invitan al Pueblo de Dios participa también del don profético de Cristo, se propone que la espiritualidad de los Laicos Hospitalarios, ha de beber de las fuentes genuinas de la espiritualidad cristiana. Los laicos Hospitalarios, para cultivar la espiritualidad, asumen el día de su consagración, un compromiso, para cultivar una vida de oración, y fidelidad al Señor, deben procurar ser personas que profundices en la fe Vivencia de los Sacramentos y frecuentar la Eucaristía, donde encuentra sentido completo la vida de todo creyente, lectura orante de la Palabra, Retiros espirituales.