"es menester que con la luz de la fe, se mire en el enfermo, la persona de Jesucristo...."(Reg. Mayores 1793)

 

 

 

El amor no admite excusas: el que quiera amar como Jesús amó, ha de hacer suyo su ejemplo; especialmente cuando se trata de amar a los pobres.

 

 

La preferencia por los pobres, es una exigencia de nuestro seguimiento a Jesucristo, pobre y comprometido con los pobres. Esta es la constante de nuestra primera comunidad. Fieles a esta orientación, nuestra misión la realizamos en solidaridad con los más pobres.