HISTORIA

Desde finales del siglo XVIII, el Hospital de la Santa Cruz, contó con dos hermandades religiosas, una masculina y una femenina, dedicadas a la atención de sus enfermos. Se trataban de los Hermanos Hospitalarios de la Santa Cruz y de las Hermanas Hospitalarias de la Santa Cruz. Creadas ambas por iniciativa privada, estuvieron a las órdenes de la Muy Ilustre Administración (MIA), hasta que se constituyeron en agrupaciones con personalidad propia a finales de los años 1920. Ambas hermandades fueron inmortalizadas al Pabellón de la Administración del nuevo Hospital de San Pablo, donde las estatuas de un hermano y una hermana presiden el acceso a la escalera noble.

 

 

Nuestra Congregación fue fundada el 9 de julio de 1792. Tiene su inicio en una Hermandad de Caridad o Pía Asociación de “Señoras enfermeras dedicadas al servicio de los pobres del Hospital de la Santa Cruz, de Barcelona”. Naciendo gracias al legado del marqués de Llupiá, quien subvencionó esta obra pía. Nuestra Fundadora TERESA CORTÉS BARÓ, nacida el 20 de diciembre de 1762 en “Pobla de Segur” (Lleida), dio un gran impulso a la Fundación y con su ejemplo imprimió el CARISMA de Caridad y dedicación a los más necesitados, que se ha mantenido con fidelidad a lo largo de los años. Su espiritualidad estaba centrada en:

 

 

SERVIR A CRISTO NECESITADO Y SUFRIENTE EN LOS POBRES"

El servicio de las que le han sucedido durante más de 125 años estaba limitado al Hospital de la Santa Cruz, al Instituto Mental de la Santa Cruz y al Hospital de San Lázaro (leprosería), teniendo como únicos Superiores la Muy Ilustre Administración (MIA). No se pudo empezar a extender el Carisma hasta el año 1927, en el que se solicitó a Roma la aprobación de la PIA ASOCIACIÓN, como Congregación religiosa, diligencias llevadas a término por la Madre TERESA ALBÀ BUSQUETS, cofundadora de la Congregación, junto con la Madre ENCARNACIÓN CANALS COMAS. El 16 de Julio de 1927 queda constituida la Congregación religiosa con el nombre de: HERMANAS HOSPITALARIAS DE LA SANTA CRUZ. Con reconocida autonomía, eligiéndose un nuevo escudo con las ramas de palma y azucena como símbolo de sacrificio y pureza, una cruz en el centro con la palabra Charitas, expresión del espíritu que, a través de los tiempos había distinguido a las hermanas del Santo Hospital.

 

 

 

La Congregación mantiene, actualmente, centros de atención a la tercera edad en diversos puntos de España. En Colombia y Chile. Además de hogares infantiles, Kínder (parvulario), sobre todo en Colombia y Ecuador, situados en lugares muy necesitados. La Congregación recibió el decreto de Derecho pontificio Decretum;Laudis el 27 de junio de 1962, y el decreto de Constituciones renovadas, el 25 de marzo de 1987.

 

 

 

 

Documento sin título